Ortiz Morales

Album 1983-1985

 

                                                                                                            

 

Rayya

El "master" de Rayya, hoy ya, tecnología prehistórica. Los temas, en cambio, se han mantenido vigentes mucho mejor que el propio soporte. OrtizMorales-Tabletom1983-01
 El diseño minimalista, geométrico y, sobre todo, barato, del Rayya es mío. No tanto por gusto, sino por necesidad: comencé ofreciéndoselo a Miguel Cazorla pero éste, que creía que la RCA le encargaría el afiche del Mezclalina a él (nosotros también), todavía estaba dolorido por el desaire y nos dijo radicalmente que no. Y nuestro otro "colaborador gráfico" (y musical, a veces), Antonio Luis, ya estaba con Danza Invisible y no estaba para carteles.

Algunas fotos de 1983

OrtizMorales-Tabletom1983-06 OrtizMorales-Tabletom1983-02  
Mientras tanto, de manera casi insensible, la antigua comuna rural va dando paso, desde mediados del año 83, a un "colectivo alternativo" de carácter ya claramente urbano, que poco a poco va incorporando nuevas tendencias y nuevos amigos: musicalmente, por ejemplo, y entre otros, Santi Perez (a los teclados y moog) y Flora y Virginia a las voces.

OrtizMorales-Tabletom1983-04

OrtizMorales-Tabletom1984-02
Mi última foto del grupo, en 1984 OrtizMorales-Tabletom1984-01
Y acabo sintetizando mis recuerdos del grupo en estos recuadros con dos detalles visuales que, al cabo del tiempo, pueden servirme como símbolos de grandes influencias a todo lo largo de mi vida: con Rockberto (que, como tal, todavía no lo sería hasta un par de años después, con Rockberto y los castigos, precisamente cuando nos disolvimos) en una foto del grupo, y con Lole Almagro, periodista de radio y manager habitual del grupo (y que acabaría siendo mi mujer, hasta hoy)

 

OrtizMorales-Tabletom1982-RobertoyJesus

OrtizMorales-Tabletom1983-03
 

Tres amigos (amigos para siempre)...

   

 

OrtizMorales-Tabletom-Bajos
Una posdata obligada: afortunadamente, he podido ganar lo suficiente a lo largo de mi carrera para, por lo menos, tener los instrumentos que he querido. Mezclalina y Recuerdos del futuro fueron grabados con un Fender Precission Fretless americano, del año 79, y que fue el primero de ese modelo que llegó a Málaga, a la casa de la Música. Su tono "Sumburts" típico lo envolvimos en siete capas de barniz caoba hasta conseguir el tono adecuado. Le tengo mucho cariño.
Rayya y todos mis trabajos con Veneno y Kiko Veneno los hice con un Peavey T-40 (más o menos). Siendo un bajo "de batalla" (para sonorizaciones rápidas y sin demasiados problemas), le terminé tomando tanto gusto que ya no me separaba de él, ni siquiera en las grabaciones (es un bajo muy agradecido, podríamos decir). También lo utilicé en los trabajos con otros grupos y para la productora incipiente hasta que abandoné, más o menos, en el 92.
Una vez en el mundo de la música contemporánea, también he tenido que realizar grabaciones esporádicas con bajo eléctrico. Sin embargo, la mayoría (realizadas desde 1998) ya están hechas con un Rickenbacker del 81, pequeña maravilla que pude agenciarme debido a una serie de casualidades. Y prácticamente, ya es el bajo que utilizo siempre (si algún trabajo específico requiere grabación de bajo eléctrico).
En cualquier caso, los tres son instrumentos magníficos y han conseguido lo que esperaba de ellos: que pareciera que era bueno tocando (tocaban por mí).

  

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

                 Mapa del sitio